domingo, 26 de octubre de 2008

ANA

Mi hija y yo somos distintas en el carácter, ella es más reservada, sensible y la vez alegre.

Yo extrovertida, nerviosa, impulsiva.
Me comprende muy bien, me escucha, respeta las ganas de escribir en el blog cosas tan personales, tantos sentimientos, a veces le pregunto; su respuesta siempre es:
-" Sí para ti es una salida... "
Nos comprendemos, hemos sido capaces de superar los malos momentos que nos han tocado vivir.
También hemos disfrutado de los buenos.
Sentimos un amor incondicional entre madre e hija.

Mí querida hija, mi cómplice mí ayuda, mí "niña".
Cuando conversamos es tanta la afinidad que incluso a veces empezamos hablar al mismo tiempo de una noticia que vemos en televisión, o se nos ocurre la misma gracia, las mismas ideas, nos miramos y nos reímos.
- Decimos: (Parece que seamos madre e hija).
Conoce al dedillo mí vida, mí infancia contada miles de veces, los años del colegió, cuando eran pequeños, las vacaciones...
Cuando empiezo a contar algo que he repetido miles de veces y yo (además lo voy agrandando...), me mira, sonríe...
- Enseguida la comprendo, digo: "Vale, ya corto..."

Por motivos de trabajo viene a comer a mí casa, todo lo encuentra apetitoso, bueno, (la verdad que yo me esmero), le pregunto como ha ido la mañana en la "ofi", ella me dice:
"Mamá ahora me olvido". ¡ Que bueno es venir a mesa puesta!

- Cuando se va, le pregunto : -¿ La señora vendrá mañana a comer?
Ella me contesta:- "Tiene usted asegurada la clienta"
Nos reímos...

Mí hija tiene un don especial, sabe administrar los sentimientos, las emociones, las cosas vividas.
Me siento afortunada por tener una hija tan sensible, tan dulce y a la vez tan fuerte.
Somos como dos mundos diferentes, con miradas distintas y a la vez que bien nos complementamos.

- Cuando voy a visitarla a su casa su marido siempre se extraña, no se acostumbra despues de tantos años, que se nos ocurran las mismas cosas, las mismas ideas, que seamos tan iguales en la manera de expresarnos y sin embargo tan distintas.

Mí querida hija, mí querida ANA.
¡TE QUIERO!

María Luisa.

16 comentarios:

Paco dijo...

pues felicidades por tu hija...

saludos

Isabel dijo...

que bonito homenaje. Es sencillamente genial poder tener tanta afinidad con tu hija, me ocurre a mi también con la mia, aunque aún vivimos juntas, y cuando se vaya (que será pronto), ojalá venga también a comer a casa, porque como tú, me esmeraré para que vuelva todos los dias. Un beso

Betty B. dijo...

Madres como tú no tienen precio, María Luisa. Yo reconozco que no podría ocuparme de mi trabajo, mi casa, mis hijos y tantas cosas si no tuviese la ayuda de mi madre. O lo haría todo mucho peor.
Ay, esas comidas hechas como Dios manda...
Besos, guapa.

Maria Luisa dijo...

Míquerida betty: Nuestra generación fue muy especial. Aunque trabajases fuera de casa, si te casabas debías abandonar la empresa, por lo menos en la que yo estaba era así, te daban una dote y ahí terminaba tu vida laboral.
Entonces te convertías en S/L. "sus labores". Como van pasando los años para sentirte, viva, útil te dedicas a mimar a los que quieres.
Ahora es más difícil para vosotras, compaginar vida laboral, familiar, la casa,tener hijos y además estar ¡Estupendas!.
¡Os admiro! Que os sea leve.
Muchos besos.

Tracy Lord dijo...

Precioso. Se nota que a ti te ha dado mucha alegría escribirlo... y a ella le dará mucha alegría leerlo!
Así da gusto pasearse por aquí para leerte.
Besotes de colores, como dice una amiga mía.

Marta Fernández Olivera dijo...

Muy bonito este homenaje...
y que bien que compartais aparte de sangre, emociones y formas de hacer, y que bien que os deis soporte moral, es muy importante para las dos!
Besitos
Marta

Maria Luisa dijo...

!Recibo tanto!
¡Tengo tanto que dar!
Miles de abrazos y besos para todos/as.
Gracias por visitarme.

Angel C dijo...

Gracias Maria Luisa por pasar por mi blog.Hay personas que tienen facilidad para expresar sus sentimientos con palabras ( tu caso ) y otros que lo intentamos con imagenes . Es solo un lenguaje diferente . Me ha emocianado leer tu texto. Mi hijo tiene 6 años y me gustaria que la relacion de mayor fuera asi o parecida. Gracias.

Paula dijo...

Maria Luisa!! que maravilla de reconocimiento..hacia lo que sentis respecto de tu hija...que belleza!! Mucho de esto que decis me trajo a la mente a mi madre, que la tengo muy lejos!
Cuanta sensibilidad!!!
Gracias por pasar siempre por mi bog y por sentirte bien y conectarte cuando lo haces...para eso lo hago! un abrazo fuerte

Manuel Arribas dijo...

Madre no hay más que una (es un tópico, ya lo se). Felicidases a tu hija por la madre que tiene.

William Alexander López dijo...

Que dicha de contar con esa relación entre mdare e hija, para ella ha de ser de mucha bendición contar además de una Madre con una amiga confidente.

Un Abrazo fuerte.

Wally Neuzil dijo...

Qué lujo para tu hija contar con una madre como tú. Le has hecho un precioso regalo, seguro que al leerlo se ha sentido muy feliz.
Un abrazo

art of toyz dijo...

preciosas palabras para mi querida anita...
besos

Maria Luisa dijo...

Tú sabes que mi "niña" es un CIELO...
Gracias por visitarme.
Os quiero.

Marta dijo...

Precioso, MªLuisa. Ana tiene que estar muy orgullosa de ti. (Me consta que lo está)
Muchos besitos

Maria Luisa dijo...

"Mí"- Marta: ¿Que no haría yo por mis "niñas"?
¿Y el amor que me daís a mi?

Os quiero, os quiero, os quiero.