domingo, 27 de septiembre de 2009

... DEDICADO A PATTY


Erase una vez un perrito llamado Blaky.

Tenía el pelo largo de color negro y brillante con una gran mancha blanca en su cuello, era un precioso "Pastor belga".
Era juguetón, alegre, siempre estaba jugando con su dueño... iban juntos a pasear, con una sola mirada se comprendían, en casa Blaky siempre dormía a los píes de su dueño. ¡Vivían felices!.
Cuando su dueño lo dejaba en casa para ir al trabajo Blaky se quedaba triste, le esperaba impaciente.
Cuando su dueño volvía Blaky saltaba y saltaba de alegría. Como siempre fueron a pasear un ratito juntos , Blaky jugaba, saltaba no perdía de vista a su dueño ni un solo momento, siempre estaba pendiente de sus órdenes de su cariño.

En unos de esos paseos había muchos árboles cortados, las ramas esparcidas por el suelo, Blaky no se dio cuenta y cayó sobre ellas con tan mala fortuna que se rompió una patita.
Blaky se quedo muy triste, a pesar del dolor el perrito solo pensaba:
"Ahora no podre correr, ni saltar y mi dueño estará triste, será difícil caminar y jugar con él"
Su dueño lo llevo al veterinario, pero las noticias que le dio no eran buenas, se había roto la patita y no podía arreglársela muy bien., lo único que se podía hacer era ponerle unas tablillas de madera para que así le fuese menos costoso caminar.

Su dueño que lo quería mucho pensó: " El caminar así le producirá cansancio...".¡Yo le ayudaré !
Blaky aún con dificultad paseaba, caminaba, se sentía medianamente feliz.
Al principio le costo adaptarse a su patita de madera pero se sentía bien, volvió a jugar como siempre.
Pasado un tiempo, Blaky enfermó y murió.
Como Blaky había sido muy bueno se fue al cielo de algodón de los perritos.

El cielo era , muy, muy suave, muy bonito.
Blaky decía: " Si me muevo y camino estropearé el cielo con mi patita de madera" se quedó muy quieto.
Su dueño lo encontraba a faltar, estaba triste, cuando llegaba a casa no estaba Blaky para recibirlo, jugar y pasear.
Una noche su dueño miró al cielo, empezó a silbar y a llamarle: Blaky, Blaky.
Blaky oía su voz pero tenía miedo de estropear el cielo de algodón.

Su dueño volvió a silbar y a llamarle una y otra vez.
El perrito quería que él supiera que estaba bien, que era feliz en el cielo de algodón era tanta la alegría al oír su voz que empezó a saltar y correr de un lado a otro y;
¿ Sabéis que pasó ...?
Que con su patita de madera fue haciendo agujeros en el cielo de algodón y formó "Las Estrellas".

Antes el cielo era oscuro pero el perrito de la pata de madera había hecho que las estrellas se convirtieran en ventanitas y desde allí se ven se miran en esas noches tan bonitas , tan brillantes y tan claras cuando el cielo se llena de miles y miles de estrellas.
Su dueño cuando siente añoranza porque Blaky no está con él, mira al cielo de algodón y sabe que desde cualquier estrella convertida en ventanita se ven.

Y así los dos son felices.

FINNNNNNNN.

-Se lo dedico a mi querida Patty, que le han hecho un precioso regalo.
Un cachorro de raza Beagle.
Es una excelente compañía, tiene un aspecto tierno, tranquilo...es muy guapa Lola, que así se llama.
¡ Enhorabuena!

.(Escribí esta entrada el 30-Mayo-2008, recordando a nuestro travieso y divertido Blaky.)



María Luisa.

27 comentarios:

Balovega dijo...

Hola amiga..

Nuevamente me he sentido niña al leer este bello relato de Blaky.. que belleza !! y que bien narrado..

De seguro Patty se sentirá orgullosa de esta dedicatoria.. y que bello nombre "Lola".. para una perrita..

Miles de besotes para que tengas una feliz.. feliz semana mi niña..

Cuídate mucho preciosa y recuerda que te quiero mucho..

Miguel Ángel dijo...

Precioso cuento. Y dedicatoria linda para esa perrita beagly que seguro que hará las delicias de su ama.

Los beagly son muy fieles, y lloran si se quedan solos.

Duermen entre la ropa de su ama, al olor de quien quieren.

Si sale al campo deberá ir siempre atada, porque si coge un rastro de caza se despendola y no atiende a la voz que le llama.

Yo tengo un beagly, Berto, y es una gozada.

Besos a tutiplén.

wivith dijo...

¡Quebonito cuento!. Muy tierno.
Me he acordado de mi Dachenka, una Alaskan Malamute maravillosa.
Estuvo conmigo en lo momentos malos de mi vida y, caundo empezaba, yo, a superarme tubimos la desgracia de que enfermase de leishmania y no pudimos curarla.
El día que murió me quedé como huerfana.
Pochoncicos.

Tracy Lord dijo...

Yaya Lu, yo de mayor quiero escribir tan bien como tú! Vuestro Blaky debía ser estupendo, lo mismo que esta pequeña Lola...
Muchos besotes!

senovilla dijo...

Amiga, leí la histoira y ya sabes, los que hemos tenido perro..., por su puesto que se la contaré a los peques, asimilan muy bien casi todo.

Vengo tarde a comentar por estar liado en una iniciativa en PENSAMIENTOS, a la que me gustaría que participases si lo estimas conveniente, tu esperiencia en la vida puede dar lugar a un estupendo POST que el día 8 será fundamental para entender el significado de Solidaridad y aleccionador para muchos de nosotros.

No me enrrollo un fuerte abrazo y gracias por se la Yaya de los peques, cada vez que os ven por ahí se ponen contentísimos, y yo cada vez que entendeís mis poemas me emociono.

Besos de toda la familia que ahora mismo están aquí viendo como te escribo, más besos de Lucía,ja,ja,ja,ja.

SEFA dijo...

Un bonito relato, en casa tuvimos una perra sin pedigrí, pero era preciosa, lo malo que se hizo demasiado grande y en casa no habia sitio para ella, se la llevo una amiga al campo y yo lo pasé fatal, pero la podia ir a ver.Espero que Lola, sea tan buena y juguetona como Blaky, seguro que desde el cielo de los perros al verla estara feliz.
Un abrazo amiga.SEFA

Bea dijo...

Impresionante historia!. Nosotros que sólo tuvimos a LUDOVICO y era parte de nuestra familia, recontrasabemos lo que es perderlos.
No era un parro de "raza". Simplemente ( o no tan simplemente), era un ser al que adorábamos.
Santi lo compró en la exposición del Prado. Lo destetaron sin ninguna consideración.
Yo lo alimenté durante unos meses con cuentagotas de leche tibia entre mis senos. Día y Noche.
Entraba en la palma de mi mano y sobraba espacio.
Era un integrante mas de la familia. Marca o raza..."perro". Eso no nos importaba.
Era negro como el azabache.
Vivía como debe vivir un perro: suelto.
Estábamos en la cocina, mi marido y yo...y él no sabemos por dónde.
La cosa es que si nos dábamos un beso...él corría a entrelazarce entre nosotros.
Tuvo la liberdad suficiente para poblar al barrio con sus hijos. Igualitos!.Pero hete aquí que era muy chiquito y se creía un machote.
Resultado: -un día se metió con un perro de un vecino (grande como una vaca), y terminó con un pulmón perforado.
Por mas esfuerzos (de todo tipo), que hicimos ....a los 3 meses se nos fue.
Un 18 de diciembre.
Nunca olvidaremos esa fecha. Tampoco olvidaremos todo lo que nos dió.
Santiago, con un nudo en la garganta, lo sepultó en nuestro terreno.
Con el correr de los años, Santiago construyó una barbacoa en los fondos de nuestro terreno.
Encontró sus huesitos y se guardó su mandíbula (que era muy peculiar). Yo nunca la quise ver, ni la veré. Para mí....LUDOVICO sigue entre nosotros y sigue siendo un miembro mas de la familia.
Nunca más quise tener un perrito en mi casa (a pesar de los insistentes pedidos de nuestras nietas).
Porque para mí, Ludovico está con nosotros, aunque esté en el cielo de las mascotas.
No me gusta pensar en ese lugar.
Pienso que sigue correteando en nuestro terreno y en nuestro barrio.
Creo y sostengo que a Patty le pasa lo mismo. Está jugando con LUDO y se está divirtiendo mucho.
Pero a pesar de su diversión, no deja de pensar en los que quedamos para adorarlos.
Nunca mas quise un perro de mascota.
Considero que una "mascota" es una cosa, y un cachorro somos nosotros mismos.
Besos de quien bien te quiere.

Maria Luisa dijo...

Balovega, me alegra que te haya gustado el cuento. Intento hacerlo lo mejor que puedo...
Me ha mandado Patty las fotografías de la perrita Lola que la sostiene mi nieta Sara.
Están las dos preciosas.
Mi nieta quiere ser veterinaria,(Tiene 11 años) me gustaría que no cambiase de opinión.

Gracias Balovega por tu ayuda y tus palabras tan cariñosas.

Te quiero muchismooooo.

Maria Luisa dijo...

Miguel Ángel,
Me alegra que conozcas la raza de los Beagly, te agradezco los consejos que me das acerca de como hay que tratarlos y sobre todo tenerlas sujetas cuando salen para que no se "Despendolen"
Saludos a tu querido Berto de Lola.
Miguel ángel recibe todo mi cariño eres un "tesoro".

Maria Luisa dijo...

wivit-
Lo he contado como un cuento, pero era la histaría más o menos de nuestro querido Blaky, con él que compartimos muchos años.
Lo he querido adornar para recordarlo y no sentir la pena cuando lo perdimos.
Los animales son sinceros, ellos se dan cuenta del cariño que reciben y te lo devuelven con creces.
Tu Dachenka te vera desde las ventanitas convertidas en estrellas. ¡Seguro!
Muchas acarrazadas, pero que muchas.

Gracias por visitarme.

Maria Luisa dijo...

Mi querida Tracy-

No hace falta que seas mayor, ya lo haces estupendo ahora.
Siempre te digo que "yo quiero ser como tu", con: Iniciativa, Originalidad, Genialidad, Ocurrente, Divertida, y a la vez Sensata.
¿ Se puede pedir mássssss ?

Te quiero ni niña.
Yaya LU.

Maria Luisa dijo...

Querido senovilla-
¡ Soy feliz!
Soy feliz por encontraros en este mundo virtual y a la vez tan real.
Se que tivisteis un perro llamado Ronaldo, lo explican muy bien tus "peques" y cuanto lo queríais..
Nosotros con nuestro Blaky nos pasó igual, como notamos su ausencia...
También tuvimos un periquito, al pobre le salió una protuberancia en el cuello, se quedó sin plumas, tenía un aspecto (pues.. como no muy bonito, más bien feo).
Lo lleve al vetarinario y me dijo: "Que no se podía hacer nada"
Yo por si acaso en el alpiste le ponía trocitos de aspirina infantil triturada, no veas los años que vivió.

Gracias por adoptarme como yaya LU, no hay mejor premio para mí.

Besos , abrazos, muas, muakis para todos.
Mi querida familia: ¡ GRACIAS!

Maria Luisa dijo...

Querido senovilla-
¡Soy feliz!
Soy feliz por encontraros en este mundo virtual y a la vez tan real.
Se que tuvisteis un perro llamado Ronaldo, lo explican muy bien tus "peques".
Nosotros con nuestro Blaky nos pasó igual, como notamos su ausencia.
También tuvimos un periquito, al pobre le salió una protuberancia en el cuello, se quedó sin plumas, tenía un aspecto no muy bonito, más bien raro, raro.
Lo lleve al vetarinario y me dijo:
"Que no se podía hacer nada".
Yo por si acaso en el alpiste le ponía trocitos picados de aspirina infantil, no veas los años que vivió.
Geacias por adoptarme como Yaya LU, no hay mejor premio para mí.

Besos, abrazos, muas, muakis para todos.
Querida familia: ¡ Gracias!

Maria Luisa dijo...

Senovilla- Aquí se hace bueno el refrán
"No se puede estar en misa y repicar..."
Te he mandado dos veces el mismo o parecido comentario.
¡Perdona!.
Más besos.

Maria Luisa dijo...

Querida SEFA-
Por lo que veo todos o la mayoría hemos tenido experiencia con mascotas.
No hace falta que tengan pedigrí, lo importante es el cariño que les damos y recibimos
SEFA, ya me ha mandado Patty las fotografías de la perrita Lola, es preciosa.
Cuando ella no esté por algún motivo la cuidará mi nieta Sara de 11 años, le encantan los animales.

Gracias por visitarme y comentar.
Un abrazo enorme.

Maria Luisa dijo...

Maravillosa Bea-
Precioso tu comentario y muy detallado sobre vuestro querido perro LUDOVICO.
Que dulzura tan grande la tuya alimentándole con tanto cariño.
¡Preciosa estampa!
Tuviste suerte, fue un perro feliz, mimoso, formaba parte de la familia y cuando os veía felices o "mimosotes", él quería participar de vuestro cariño.
Me parece perfecto para un perro el poder corretear por vuestro terreno y ser el dueño del barrio.

Te mando email para contarte la historia de nuestro Blaky.
Gracias mi querida amiga Bea, por dedicarme un ratito de tu valioso tiempo.

Muchos besos.

Miguel Ángel dijo...

Para Bea, con cariño.

Habrás querido mucho a LUDOVICO, pero no tanto como yo a Gumi. Vivió 19 años. Era un perro, sin raza, sin distintivos especiales. Murió de viejo. No lloré.

Luego tuve a Moly, una braca alemana. Buena cazadora, cuando la llevaban a cazar. Conmigo fue compañera y amiga, esponja de mis lágrimas. Murió de alegría, fallo cardíaco, al saltar dentro del coche cuando salíamos de marcha. Está enterrada en los altos de los Las Arribes del Duero, Salamanca. Lloré como no te puedes imaginar.

Ahora tengo a Moly, una pointer. No sé si caza, ni me importa. Diez años y medio lleva conmigo. Me entiende mejor que nadie, y me toma el pelo cuanto le da la gana.

Es vigen y mártir, porque no se ha dejado tocar por ningún perro. Y eso que tiene buenos amigos, pero no hay manera de conseguirla descendencia.

No sé cuánto vivirá. Según dicen, no más de dos o tres años más. De momento está muy bien, y me hace madrugar muy de mañana para corretear por el pinar.

El día que se muera, posiblemente llore como nunca.

Pero una cosa tengo segura: volveré a tener perro, o no, mejor perra.

Dice en mi pueblo que un clavo saca otro clavo. No es cinismo, es realidad. Los perros que tienen amo no pretenden inmortalizarse con ellos, sólo ser su compañía. Si faltaren ellos, otros pueden ocupar su lugar.

Haz caso a tus nietas y hazte con otro perro.

Lujo dijo...

Hola Holaaa MªLuisa,
La dedicatoria es maravillosa. Es un cuento que podráimos contar a nuestros pequeñines.
Es muy triste cunado se marchan, pero no podemos olvidar que la vida es así.
Estoy segura que Lola será una perrita maravillosa que regalará mil alegrías.
Abrazotes gigantes y llenos de cariño.
Cuidate!

Maria Luisa dijo...

Querido Miguel Ángel-
¡Vaya experiencia "perruna..."
Gumi una proeza de supervivencia, nada menos que 19 años.
¡Todo un abuelito!
Moly, por lo que cuentas preciosa, buena cazadora y el sitio donde reposa precioso.
(Otra Moly...) ¡ Cuantos años lleva contigo, que complicidad entre los dos.
Si no quiere saber "nada de nada", es su eleccción.
Miguel Ángel que suerte tener una casa grande y poder corretear con ella por los pinares...
Aquí me pregunto: ¿ Quién cuida a quién?
Respecto a tener otro perro me gustaría y más ahora que tengo menos abligaciones, pero renuncio a la "compañia", por no sentir el dolor de la separación. ¡Tengo miedo a sufrir!

Le he dicho a Bea que le mandas un cariño, es una mujer excepcional.
http://beatriz-blogdebea.blogspot.com/

Muchos besicos desde Aragón.

Maria Luisa dijo...

Hola Lujo-

Me gusta que me digas que es un cuento apto para niños pequeños, cuando lo escribí pensaba que si lo leyesen sufrirían porque Blaky muere.
Sin embargo también comprenderían que las mascotas son felices en su "Cielo de algodón", desde allí nos ven y eso me parece que lo endulza un poco.
Patty me ha mandado las fotografías de Lola que así se llama, es ... ¡PRECIOSA!.

Te quiero mi querida Lujo.
¡ Gracias por visitarme!

Lujo dijo...

Re Hola MºLuisa,
Mi niña, sí que es apto para menores. La vida que tiene en otro lugar es linda y es feliz.
Además, aparece en escena Lola ;)
Miles de abrazotes gigantescos!!!!
Eres una preciosidad!!

MªTeresa Gómez Puertas dijo...

Me hace recordar que tambien yo tengo dos perrillos en el cielo de algodon...un cuento muy bonito.
Besos.

Maria Luisa dijo...

Lujo querida-
Gracias por confirmarme que es apto para niños pequeños, tenía mis dudas, no me gustaría convertirme en el cazador tan odiado que mató a la madre de Bambi.
Mi querido Blaky formó las estrellas...
¡Arriba la imaginación!
Lujo eres encantadora, preciosa, y
dulce.


Te quieroooooo.

Maria Luisa dijo...

Mª Teresa, que placer que me visites, sabes que tengo predileccción por ti, no se me olvida que tu fuiste la primera en mandarme un comentario allá por el año 2008.
Mª Teresa cre que el "cielo de algodón" es un sitio bonito para que descansen nuestras mascotas.
Continuo visitándote.

Un abrazo enorme.

Patty dijo...

Hola María Luisa!
Perdona por tardar tanto en escribir pero ya sabes que no tengo ni un hueco entre el trabajo, poner el piso nuevo al día y por supuesto estar con Lola.
Ya te dije que me emocionó mucho que me dedicaras una entrada en tu blog y sobretodo con ese cuento maravilloso! Se los leí a unas amigas del trabajo y se quedaron impresionadas! Dijeron que era una de las historias más bonitas que habían leído y que tenías una imaginación desbordante!
También quiero agradecer a todos tus bloger-amigos que me deseen felices días con Lola y sobretodo los consejos d Miguel Ángel, muy buenos y probechosos la verdad!
Lo dicho María Luisa, muchas gracias por todo! Eres un graaan amor de persona!
Ah! Yo también animo a Bea a que tenga otro perrito. Yo también tuve una gran pérdida, Simba, que seguro que corretea con Ludo, Blaky... Por ese cielo de algodón. También me duele cuando lo recuerdo y lloro muchísimo pero cuando veo a Lola, cuando se tumba encima de mi y me da tanta compañía, mis lágrimas se convierten en gotitas de felicidad! Hace tan solo 6 días que vive conmigo y la quiero con locura!Espero que este muchos muchos años conmigo y sobretodo que Sarita se haga cargo de ella cuando yo no pueda!no quiero que esté solita!
Un gran beso para todos y uno muy especial para tí, María Luisa.

Patty dijo...

Ya empezamos!y eso que acaba de llegar! Hoy mi padre y Sara han llevado a Lola al veterinario (¡¡EN MOTO!!) y resulta que en vez de vacuna le han dado dieta astringente y jarabe...
Qué tristona estoy! Espero que Lola se ponga buena pronto!

Un besito a todos y uno especial para tí María Luisa

Maria Luisa dijo...

Patty-
No tienes que agradecerme nada, soy feliz cuando tu lo eres, y me pongo triste porqué te comprendo en muchas cosas, sabes que las dos hemos pasado por momentos duros.
Patty ponte el mundo como se dice "Por montera", tu puedes tienes lo mejor ¡Juventud! , tienes proyectos, eres ¡Genial!, estás llena de amor, y lo peor o lo mejor no lo sé...
¡Eres sensible...!
Te agradezco que tengas siempre un ratito para mi, me haces muy, muy feliz.
Te quiero Patty.

(Espero que lo de LOLA, no sea nada).
Los cachorros cuando son pequeños siempre tienen algún pequeño problema, pero igual que vienen se van, cosas de la (edad).

Besazos, muchos, muchos.