sábado, 23 de mayo de 2009

... UN REGALO, ¡ QUE REGALO!



Hace un tiempo que se han puesto de (moda) los mercados medievales...

En cualquier fiesta, de pueblo grande o pequeño se celebra un mercado, me gustan porque nos traen costumbres, oficios, objetos que para muchos son desconocidos.
En las grandes capitales hay rastros donde se exhiben cosas de lo más variado.

Cuando yo tenía seis o siete años, recibí un regalo.
Una gallinita en forma de hucha, que reposaba en una cestita de colores chillones.
Eran tiempos en que los regalos más bien escaseaban.
Con ella intentaron que me formase una idea del ahorro. La gallinita tenía una ranura para introducir el dinero, pero no había manera de sacarlo, necesariamente para acceder al dinero había que romperla.

Durante mucho tiempo fui introduciendo dinero, la verdad que no era mucho, la mayoría de las Pesetas, (entonces la moneda era esa), iban para las huchas del colegio.
Nos decían que había niños en países muy lejanos que no tenían nada.
Con esa edad te pones en las situaciones de penurias que pasaban esos niños, y te dolían mucho, eran muy pobres no tenían, ni familia, dinero, tierras.

Fui creciendo, la hucha se iba llenando. Entonces estaba de moda comprar chicles, había uno especial que se llamaba "Bazoca". Te comprabas uno y te duraba una eternidad...
El dinero no se podía tocar, si no se rompía la hucha, - tampoco era cuestión de romperla...- Entonces invente un truco...
Como la mayoría eran pesetas de papel, con el filo de un cuchillo y con un poco de arte fui sacando las que necesitaba, una vez que empiezas, más que poner dinero, vas sacando...
Las pesetas que se quedaban en el fondo era imposible sacarlas.
Volví a pensar.
Le haría a la hucha un agujero pequeño en el fondo para que no se notara.
Como la hucha era de escayola se podía agujerear fácilmente, tape el agujero con un tapón de corcho.
Me dije que iría llenándola de pesetas, que solo abriría el tapón para una emergencia pero no fue así.
Cada día había más cosas que me apetecían, caramelos, regaliz, pipas, lo que ahora se llaman (chuches), así que la gallinita se convirtió en una gallina vacía.

No me acuerdo que paso con ella, al no tener dinero perdió interés para mí, la olvide en algún lugar de la casa, o quizá se rompió. ( Sin querer)

De vez en cuando añoraba mi gallinita de colores vivos muy bonita.
Me enfadaba conmigo por no haber tenido fuerza de voluntad para ahorrar.

Mi querida hija, ha visitado un mercado medieval y me ha traído una gallinita como la de mi infancia.
Siempre me había oído contar la historia de la hucha.
Me he sentido: ¡ FELIZ, muy FELIZ!

Esta gallinita es para adornar la mesa de mi cocina, es azul y blanca está en reposo en su cestita, lleva un precioso delantal para ayudarme hacer las tareas de la casa.
Es muy bonita, está llena de amor, ilusión, cariño.
La voy a guardar como un tesoro, no tendrá dinero dentro pero tiene mucho, mucho amor.
¡Eso no tiene precio...!

¡Gracias mi querida Ana! - ¡Te quiero !

María Luisa.

32 comentarios:

Nurita dijo...

ohh!que bonita historia!*.* que ilusión te debió dar tener otra vez una gallinita así!ainss..que emoción!de verdad,acordarte de tu infancia y todo!vayaa =)

bueno cielo,cuidatee!MUCHOS BESITOSSSSS

Camarandante dijo...

Una foto, sacale una foto!!

muy linda historia.

Besos

Balovega dijo...

Hola mi querida amiga... Que bella historia y que precioso regalo de Ana.. Recuerdo que cuando era pequeña también tenía una hucha y me pasaba como a ti.. intentaba sacarle el dinero.. jjejej.. que bellos recuerdos.. Deberías hacer una foto del regalo y enseñarlo.. tiene que ser precioso...

Miles de besos para que tengas un estelar fin de semana

Lujo dijo...

Hola MªLuisa,
Me ha encantado que contaras esta anécdota de tu niñez. Me ha impactado, (ejem...he sonreído ;P), con el nombrecito que le pusieron al chicle "bazoca" ;P. Ya entonces se notaba que eras una niña especial. Menudo ingenio el tuyo para sacar el dinerito. O.O jijiji
Me alegro que te hayas reencontrado con ella de esta forma mágica y ocupe un lugar de honor en casa.
Cuidate un montonazo.
Abrazotes gigantes de primavera.

Isabel dijo...

Vaya, que historia mas tierna, yo tenia un cerdito, pero las pesetas y los duros eran monedas, con lo cual, cada vez que lo "saqueaba", mi madre se daba cuenta, porque no pesaba, ni sonaba. Un detalle precioso el de tu hija. Un beso

Tracy Lord dijo...

Bueno, bueno, Yaya Lu, como dominabas tú el arte de abrir huchas con disimulo! La única que tuve yo era imposible de perforar o abrir de incógnito... era irrompible y tenía una llave que nunca me dieron! Jajaja.
(Claro que tampoco la llenaba, algo de listeza tenía que tener)
A ver si un día nos puedes enseñar a tu gallinita con delantal!
Un besazo!

media luna dijo...

¡Cómo es posible que tengas esa capacidad de convertir tus recuerdos en preciosos cuentos! Conocía a esos cerditos tan simpáticos y tan usuras que nunca te dejeban recuperar tu dinero, pero no conocía las gallinitas. Sólo las de los huevos de oro. Me encantó tu y historia, pero sobre todo me encantó poder volver a verla en tu cocina.
Es lo bueno que tiene compartir recuerdos. Siempre hay alguien que los tiene en cuenta. Por cierto que ahora son las fiestas de mi pueblo y podré disfrutar de ese mercado medieval. A mi también me encantan. Es como si pudiera transportarme a una época en la que estoy segura viví.
Un abrazo.

Nurita dijo...

holaaaa yaya!=P
allí en Huesca hace mucha calor?no,verdad?UFF,,aquí en Mallorca ya empieza a hacer calorcito y ya he ido a la playa! jijiji cuidate mucho!vale?:)

MUCHOS BESITOSSSSSSSSSSS

Maria Luisa dijo...

Querida Nurita: ( Mi nietecita)

Cuando me la entregó mi hija sentí mucha emoción.
Volví atrás un montón de años...
Las mujeres ya sabes, eso de la edad como que (no sabemos, no contestamos).
Te quiero mucho, mucho

Yaya LU.

Maria Luisa dijo...

Enrique-
Intentaré sobornar a mi hija Ana para que ponga la fotografía en el blog.
¡Cuídate la rodilla!.
Que suerte poder vivir esas aventuras con vosotros.
¡Viajo contigo!

Besazoooooooos

Maria Luisa dijo...

Balovega-
Cuando te regalan una hucha creo que te regalan el ingenio para intentar sablear a toda la familia y para (vaciarla...)

Besos llenos de luz primavera.

Maria Luisa dijo...

Lujo- El nombre se las traía,
-Bazoca- Creo que era porque se podían hacer (grandes bombas).

No sabes como se agudiza la mente para sacar algún beneficio de lo que te daban y no podías disfrutar.

La verdad que ha sido bonito reencontrarme con mis pocos años.
A veces me pregunto: ¿Tantos han pasado...?
Lujo- Doy gracias por poder contarlos.

Un besico.

Maria Luisa dijo...

Querida Isabel-
- Cuando me daban pesetas o algún duro de papel lo guardaba en la hucha, las monedas como hacían ruido, ni las ponía.
La excusa las huchas del "cole".
(Solo guardaba lo gordo).

Isabel, con mi hija me siento muy reconfortada. Bueno con todos.

Isabel tesoro, un abrazote.

Maria Luisa dijo...

Tracy Lord-
Ay, mi tesoro que arte se tiene a esa edad, que manera de discurrir la forma de hacerte con alguna pesetilla sableando a la familia...

Tu hucha con llave y todo que (fashion), todo un lujo.
Me parece acertado tu razonamiento, si no se pueden sacar, para que poner...
Como se dice en aragón ¡ Que agudicaaaaa)
Me ha prometido mi hija que pondría en el blog la gallinita.
Fecha = Incierta.

Te quiero. Yaya LU.

Maria Luisa dijo...

Media Luna-
- A pesar que la vida no ha sido muy generosa conmigo, los recuerdos me alimentan.
Fijate no me acuerdo casi de lo que he hecho hoy, sin embargo podría contarte creo, que hasta el momento de mi nacimiento.
Por exagerar que no quede...

Me alegra que te gusten esos mundos mágicos, créetelo has vivido en todos esos mundos imaginarios.
¡Seguro!

Un abrazote grande, grande.

Maria Luisa dijo...

Nurita-

Que envidia más sana me das, tú dándote un buen baño en el mar.
Un buen chapuzón a mi salud.

Hoy aquí el tiempo está tormentoso.

Te quiero.

Yaya LU.

SEFA dijo...

Ya tenemos otra cosa en común, una gallinita como esa que describes tambien tenia yo, pero por mas que hago memoria, no se que paso con ella, supongo que algun dia se rompio, pero es bonito recordar y si ademas la tienes de nuevo en casa..........un abrazo.SEFA

Vive Malabar dijo...

Que rica historia!!!

Es increible como algo pequeño, de uso cotidiana y sin significado en una epoca de nuestras vida, puede adquirir un significado de recuerdo, tener y aportar un tierno punto nostálgico feliz... No??

Me encanta que compartas los pequeños valores del dia a dia con nosotros

un abrazote enorme

Maria Luisa dijo...

SEFA -
Que alegría que tu también tuvieses una gallinita como hucha.
Más o menos, como decimos por aquí seremos de la misma "quinta".
Son recuerdos bonitos de nuestra infancia, de juegos, de pequeñas picardías.

Como las dos teníamos
"gallina-hucha", diremos como los jovenes:
¡CHOCALA!
Gracias por acompañarme.
BESICOOOOS

Maria Luisa dijo...

Vive Malabar-
Sí, la vida está hecha de pequeños y grandes momentos, recuerdos, sueños, alegrías.
También de pérdidas, de lucha.

Esta pequeñas cosas empecé a escribirlas para mis nietas. Viven lejos no puede contarles el día a día. Cuando nos vemos nos atropellamos a ver quién cuenta más cosas.
Hablamos mucho por teléfono pero siempre nos falta tiempo.

Como la mayoría sois jóvenes os dedico mis recuerdos como si fuerais " mis hijos/as" o " mis nietos/as".
Gracias por aceptarlo.

Montañas de besos

Paco dijo...

¡y no se te ocurrira hacerle otro agujero! o sino como en Argentina... llenala de dinero y ponle un "corralito"

saludos

marisa dijo...

Como dice nuestra querida Carmen, es una maravilla como transformas tus recuerdo en pequeñas historias llenas de vida y emocione shumanas, cercanas, reales, tiernas.Gracias amiga querida por tanto como das, por tanto como ofreces, por tanto como acompañas.

Nurita dijo...

yaya LU!!!!=) muchísimas gracias por comentarme,y de esa manera tan dulce!:) me pone muy contenta cuando me escribes,de verdad!!!mcuhas gracias,me siento muy querida contigo!!^^ además me entiendes y estás de acuerdo conmigo en muchísimas cosas con las que escribo,y claro que sí..es una pena,pero bueno..a todo le tenemos que ver lo bueno,el valle de la felicidad!así lo creo,y si esta en mi mente,y eso me ayuda a ser más feliz..pues que bien!=) enserio,gracias por tu apoyo,porque me alegras mucho mucho!!BESITOS yaya LU!te he cogido mucho cariño :)

Miguel Ángel dijo...

Creo que mi hucha tenía forma de cerdito, pero ya casi ni me acuerdo. Tampoco consigo recordar si por debajo tenía agujero con corcho o era hermético. Y es que tengo como una nebulosa espesa de aquella infancia mía.
De lo que sí estoy informado, porque mi mamá me lo contó hace unos pocos años, es de que yo era muy ahorrador, perrona a perrona, o perrina a perrina, -ya sabes perrona = diez céntimos, perrina = cinco céntimos-, que las rubias eran bien raras.
Y ella, que era muy suya, en cierta ocasión se interesó por comprobar mis ahorrillos y descubrió que mi hermano, hermano del alma por el que yo sorbía los vientos, me estaba sisando y costeándose a mis expensas sus colecciones de cromos (flores, futbolistas, coches, etc.), que luego me enseñaba con orgullo.
La regañina fue de tal órdago que debió retumbar el cielo doméstico y remover los cimientos familiares.

A la vuelta de muchos, muchos años, fallecidos mis padres, yo he recibido la casa patria en herencia con todo su contenido, y hete aquí que soy dueño y señor de aquellos álbumes confeccionados con parte de mis ahorros y el cuidadoso hacer de mi querido hermano.

Real como la vida misma, María Luisa, lo que son las cosas. ¡Cuántas vueltas da el mundo para volver al lugar de donde partimos! ¿O serán sólo recuerdos? No tengo ni idea, oye.

Pero tú y tu gallinita me lo has hecho traer desde allá, en el origen de los tiempos, hasta este acá de mi presente incierto.

Y desde luego mi cerdito no fue comprado en ningún mercado medieval, que en aquel entonces eso no se estilaba. Seguro que fue en cualquier tienda de cachivaches.

Maria Luisa dijo...

Querido Paco-
¡Genial la ocurrencia...!

Ahora el problema sería llenar la hucha con esto de la crisis, ni podría hacerle un pequeño "corralito"
Un besico.

Maria Luisa dijo...

Dulce Marisa-
Ya ves que son pequeñas cosas cotidianas sin importancia.
Al leerlas tu, las haces importantes
Agradezco las palabras llenas de cariño.
Gracias por dedicarme un ratito de tu valioso tiempo.

Te quiero.

Maria Luisa dijo...

Nurita-
Como me gustaría charlar contigo como hago con mis nietas.
Estás llena de sensibilidad, amor, ganas de participar ( casi impropio de tu edad) cuando la mayoría y es natural, todos lo hemos hecho se piensa en cosas más superficiales.

Eres un "TESORO"
Yaya LU.

Maria Luisa dijo...

Miguel Ángel- Dices que eres parco en palabras como buen castellano, vuelvo a decirte que si nos encontráramos no pararíamos de charrar, te dije que tendríamos que coger número.
Me alegra que mi pequeña historia te haya llevado a tiempos de tu infancia, que hayas recordado las "perronas" y la "perrina".
Las madres siempre vigilantes diciéndole a tu querido hermano que "sisar" a un Miguel- ("ÁNGEL"), no estaba bien.
Ya ves de una manera u otra tu hermano te ha dejado un recuerdo imborrable con los álbunes, al leerlos, tocarlos, sonries y recuerdas...
Miguel Ángel seguro que mi primera hucha fue comprada en cualquier sitio, si entonces casi no había tiendas y menos dinero.
SEFA, también tuvo una gallinita como hucha.
Gracias por compartir.( Mira que me gusta la palabra: "Compartir)
Eres un Miguel- ("ÁNGEL")

Besicos.

Nurita dijo...

ay!sí!!me gustaría saber el motivo de porqué te abriste un blog!!jijiji sí tengo correo!:) es nuri_star@hotmail.com =D

ainss!que feliz me siento de tener un blog,y de haberte conocido yaya LU!!!!!

salvadorpliego dijo...

Esa gallinita te va a sorprender un día poniendo un huevo…

Un fuerte abrazo para ti.

Maria Luisa dijo...

Querida Nurita, te he mandado un
e-mail.

Te quiero.Yaya LU.

Maria Luisa dijo...

Querido Salvador Pliego.

Es un honor que me visites.

Mi agradecimiento grande, grande, lleno de cariño.
¡ Gracias gran POETA!