jueves, 11 de septiembre de 2008

... CAMINOS

Dicen que la vida es un camino que tiene muchas direcciones, por ellas vamos miles de personas que por mucho que vivamos nunca nos encontraremos.

Pero a veces ocurren milagros.
- En un punto sin saber porque ni de que manera nos encontramos, en nuestro caso en Ibiza, lejos de todo lo más cercano a nosotros. (Castilla y Aragón).
- Creo en el Destino, no en los milagros, ( o quizá en las dos cosas) para bien o para mal en un momento nos cruzamos y ahí está el Destino.

Mi querida Mari Carmen, era el día de San José, día para mí lleno de recuerdos, necesitaba que el agua del mar mojase mis píes, me acariciasen sus olas, se que mis "niños" necesitaban sentirme cerca y yo a ellos.
Quizás era la única manera de acariciarnos, de sentirnos...
- Te conté mis vivencias, me sentí arropada, confortada.
Tú también me confiaste vuestra circunstancia, nos ayudamos, nos comprendimos.

Era la festividad de San José, necesitaba obsequiar a tú querido Jóse y a través de él a todos mis Josés... ¡ Como disfrutamos de los bombones!
Compartimos unos días especiales, me gustaría que aquel cariño, aquella complicidad siguieran siempre, me dejasteis entrar en vuestra vida, yo ya os he reservado un lugar en la mía.
Sí, estamos a más de 400 kilómetros pero el teléfono es nuestro aliado; así parece que no estamos tan lejos.
Me contaste que te gustaban los trabajos manuales, pintar, tejer, guisar.
- Siempre he admirado a las personas que con sus manos son capaces de hacer maravillas, me mandaste unos obsequios.
- Una cajita de madera preciosa con dibujos difíciles, perfectos, dentro unas pulseras y unas bolsas tejidas por tí, para cuando vaya de viaje, todo una maravilla.
Me sentí muy especial, querida. Presumo: "Lo has hecho para mí".
Yo no se hacer esas cosas tan bonitas, pero en mi mente os he tejido un corazóncito para siempre.

Os comente que me gusta escribir (es casi una necesidad), os mande dos pequeños relatos.
Nos hemos seguido comunicando, como digo el teléfono es nuestro mejor aliado.

Me has llamado para decirme que me mandabas otro regalo, mi "NIÑA", te has superado, si eso es posible.
- He recibido un abanico pintado por Mari Carmen, precioso, igual que si lo hubiera pintado Julio Romero de Torres.
- Es una mujer morena con un mantón deslizándose por la espalda desnuda, se pueden contar los flecos es tanta la perfección, tan real.
¡Como lo voy a lucir!. ¡Como lo voy a conservar!.

Sí, nuestra vida es un camino, pero siempre queda la huella por donde hemos pasado.
En nuestro caso una huella llena de cariño.
¡Os quiero muchooooo!.


María Luisa.

2 comentarios:

sixto dijo...

Hola de nuevo querida Maria Luisa, la "mamá adoptiva" más wapa del mundo mundial.
Recuerdas.... "CAMINANTE NO HAY CAMINO, SE HACE CAMINO AL ANDAR"

Pués tú... "NO DEJES DE PASEAR TUS LETRAS POR EL CAMINO EMPEDRADO DE PALABRAS TAN HERMOSAS, QUE SE DIBUJAN EN TU BLOG..."

Un beso de tu niño hecho gigante.

Maria Luisa dijo...

Gracias Sixto. Tengo una amiga que dice: Un blog se muere por falta de comentarios. Yo ya ves que te mando para que tu blog, siga y siga.
Mi "niño gigante" no crezcas núnca.
Besos