lunes, 22 de septiembre de 2008

... ESTAMOS JUGANDO!!!!!!

He pasado unos días de vacaciones en la costa.

- Siempre me acompaña un buen libro, un cuaderno de palabras cruzadas, y un bloc para tomar notas.
Estaba con mi libro hice un alto en la lectura levante los ojos y miré, en la orilla había unos niños jugando, una escena repetida miles de veces, jugando con unas simples palas, rastrillos, y un cubo. Los veía tan felices... tan entretenidos...
Habían hecho una especie de montículo de arena o algo parecido a un castillo, iban llevando agua a unos canales que habían formado, difíciles, complicados, los llenaban de agua luego los abrían y dejaban fluir el agua hasta el mar.
Iban y venían deprisa como si se les acabara el tiempo y el agua.
¡Que edad tan preciosa!.
Tendrían cuatro o cinco años, eran felices con esos juguetes tan básicos.
Alguna ola inoportuna les destruía parte o casi todo el montículo, ellos volvían a formarlo una y otra vez.

Dices: Que energía, casi de mirarlos te sientes agotada.
Quizá ellos viéndome a mi ratos y ratos leyendo sentada se preguntasen:-
¿Los mayores solo leen o escriben? - ¡Que aburrido!.
Yo ya he olvidado jugar con la arena, hijos mayores, nietas también.

Me hubiese levantado a jugar con ellos, les hubiese dicho: ¡Disfrutar!. ¡Vivir!.
Seguro que ellos me hubieran mirado extrañados, o contestado simplemente:
"Estamos jugando".

Recuerdo que no tengo obligaciones estoy de vacaciones:
-"Yo también estoy jugando"-.

María Luisa.

5 comentarios:

sixto dijo...

Construyendo... castillos en la arena, dibujando... nubes de algodón blanco, escribiendo... palabras en una hoja, ESTO ES LA FELICIDAD, LA LIBERTAD DE CREAR LO QUE QUIERAS; y si alguien las destruye TE VUELVES A LEVANTAR, ESTO ES REBELDÍA.
La juventud se define así... JOVENES DE ESPIRITU, DE MENTE, DE CUERPO.
Un beso chavala.

Maria Luisa dijo...

Gracias mi "NIÑO" por decirme palabras tan bonitas como, LIBERTAD, REBELDÍA, JUVENTUD,
"ESTO ES LA FELICIDAD".
Un abrazo tan grande como el castillo de Monzón.

Manuel Arribas dijo...

Me has recordado esos años, que cuando mis hijos eran bien pequeñitos, jugabamos en la orilla del mar.
Un abrazo
Manuel

Maria Luisa dijo...

Te preguntas: ¿Por qué se han hecho mayores?
De pequeños son tan "nuestros".
Sí, lo sé. Tiene que ser así.
Besazos.

Agatha Blue* dijo...

Es curioso... tambien me suelo fijar en ese tipo de cosas.

Me pregunto... ¿Porque todos los niños van corriendo siempre de un lado a otro? ¿Que prisa les encorre?... Tal vez sea ese exceso de energía que les desborda y deben quemarla cada día.

Sus risas, sus prisas... todo en ellos es maravilloso. Al igual que te consumen con sus juegos, sus charlas y su rapidez... creo que estar junto a un pequeñajo te llena de su energía... siempre, siempre positiva.

Todos deberíamos hacer vuelta atrás... como tu lo haces en la reflexión... y decir: Soy una niña. Sigo jugando.

Besos gigantes,

Agatha Blue*