viernes, 15 de octubre de 2010

LAS VENTANAS INDISCRETAS...



Me gusta acostarme tarde me cuesta conciliar el sueño, creo que es la mejor manera que el "sueño" se apoderé de mi.
Antes de bajar las persianas miro las ventanas o balcones de mis vecinos, tengo desde mi piso una buena visión. Ahora la mayoría de las ventanas están cerradas por lo tanto no hay luz, todo está en silencio...
Aunque somos un vecindario numeroso tenemos la suerte de conocernos sabemos más o menos un poco de todos/as.


Hay una ventana especial que durante la noche permanece con luz, es de una abuelita que vive sola, tiene unos doce años más que yo.
Me comenta que por la noche deja una luz encendida y subida un poco la persiana para orientarse si se tiene que levantar por alguna cosa y además porque así se siente acompañada.
Me identifico con ella y siempre le digo: Angelita yo también dejo una pequeña lámpara encendida para que sienta que-
" aquí estoy yo".
Sobre todo dejése el teléfono cerquita para alguna emergencia que pudiera surguir y cuente conmigo, sabe que tengo el sueño ligero.
Sí, estamos solas, la soledad nos acompaña; sin embargo estamos acompañadas.
Hemos tenido suerte en este viajar por la vida, hemos compartido las noches, las mañanas con personas que nos han querido, nos hemos sentido arropadas, queridas, felices.
Están nuestros hijos/as, pero ellos tienen que hacer su vida.
Comprendemos que tiene que ser así, trabajo, distancia, pero el cariño no nos falta.

La VIDA nos lleva... por donde "ella" quiere y nos marca el camino.

Sin embargo hay noches que al mirar por la ventana pienso en los muchos/as que se han dicho: "Buenas Noches".
- Entonces me gustaría oír una voz cálida que me dijese: "Descansa, sueña, buenas noches , hasta mañana"
A veces me enfado y me duele la soledad, me pregunto:
¿Por qué siempre pierde el que más ha dado?
Al momento rectifico y pienso soy feliz, me he dado sin medida, sin límites y eso me convierte en GANADORA.
Los que pierden son los que no se dan, los que no saben aprovechar los momentos.

Cuando me siento así recurro al ordenador ya que leyendo no me concentro y ahí está: "Otra ventana abierta", siempre con luz diciéndome:
"Cliquea, no estás sola" yo responderé a tus preguntas, pondré la música que quieras , la que en estos momentos te alivie; no sé porque cuando estás triste te identificas con canciones de juventud y además tristes, tristes y te envuelven con los recuerdos.
La mayoría de la veces "visito vuestros blogs" llenos de vida, poesía, cariño, historias, fotografías, paisajes que quizá nunca visitaré, noticias... leo poesía en voz baja; me tranquiliza.

Son momentos puntuales que tengo de debilidad, de añoranza...
Respiro profundamente y digo:
¡ BUENAS NOCHES!, ¡HASTA MAÑANA!



María Luisa.






14 comentarios:

Silencios dijo...

María Luisa...

...a mí me encanta que por las noches me rasquen la espalda y me hablen hasta que "el sueño se me apodere"... te he dejado un cuento en mi blog para desearte las buenas noches...

Que sueñes bonito!!

Miguel Ángel dijo...

Una ventana indiscreta es una ventana por la que miras, y entonces tiene visillos, o por la que te ven, y entonces tiene luz la habitación. Generalmente, en esta última habita alguien que no le importa que curioseen en su vida o alguien que está gritando que está solo.
Pero propiamente indiscreta es la ventana con visillos. Era muy típica de los pueblos de mi tierra, en cuyas calles nunca ocurría nada especial: iban los rebaños a pastar, volvían los arrieros de arar, marchaban las vecinas al río a lavar la ropa, llegaba el carro del panadero… Lo bueno ocurría cuando llegaban forasteros; era entonces cuando los visillos se movían para dejar más hueco y poder ver más claramente. No había vergüenza ni cuidado, era una ventana asaz curiosona que más tarde degeneraba en una lengua desatada: Pues sabes quién ha venido, aquella que tuvo relaciones con el Zutano, sí la que se marchó a servir a la capital…

Ternura me dan todas las ventanas, con visillos o sin ellos, con luz interior o a oscuras; porque todas ellas, de una manera o de otra, permiten cavilar sobre las vidas ajenas, de dentro a fuera o de fuera a dentro. Tras todas ellas palpita la vida; unas veces temerosa, otras vacilante, algunas añorando, y siempre anhelando.

Pero aquellas que encierran desvalimiento, esas me mantienen en vigilia; mirarla es pura necesidad, tanto de día como de noche; en cualquier momento desde ellas puede llegarme la señal de que me ponga en movimiento.

María Luisa, tu ventana da justo enfrente de otra ventana tras la que late una vida que necesita ayuda. Haces muy bien mirarla de vez en cuando, pueden necesitarte.

En cuanto a esta otra de internet, para ti siempre estará disponible, y sin visillos de ninguna clase.

Un abrazo tipo red de redes, inmenso como el mundo.

Balovega dijo...

Buenas noches mi preciosa amiga..

Aquí tienes una ventana abierta para lo que necesites, solo tienes que asomarte y vendré a darte un beso, un cariño, o lo que te haga falta..

Somos privilegiados, ya que tenemos muchas ventanas abiertas al mundo...

Ahora a descansar, dulces sueños mi bella amiga, saluda a tu amiga y dila que se haga un blog y tendrá muchas ventanas que las dirán, Angelita.. muchos besitos y hasta mañana...

Muchos besots para las dos, dulces sueños y bello despertar.. muakkssssss

Fernando Gonzalez Seral dijo...

...creo que todos dejamos un poco la ventana entreabierta.
besos.

Maria Luisa dijo...

Patty, cariñico-
No sé porque somos tan sensibles...
Me gustaría a veces ser como muchas personas, se van a dormir y a dormir ( no a pensar en las cosas que pasan o nos han pasado)
Si te vale ahí estaré yo mentálmente para decirte:
¡Buenas Noches!

Te quierooooooooo

Maria Luisa dijo...

Querido Miguel Ángel-

Me gustan tus comentarios son un tratado de sabiduría,de comprensión, de filosofía.
Sí es verdad, que los visillos, te apartan un poco de la vida, pero es bonito ver como se mueve ese visillo para mirar con delicadeza, con curiosidad...
Me traes recuerdos de mi infancia, todas las puertas estaban abiertas pero "todas", recuerdo cuando era pequeña mi madre dejaba la llave en la puerta no había ningún problema todos nos conociamos.
Todas las casas eran de todos, merendabámos en cualquier casa. Era bonito.
Aquello se termino, y ahora todos/as guardamos nuestras puertas cerradas incluso blindadas.
¿ Creo que hemos ganado , pero cuanto hemos perdido...?
Un abrazote como la Sierra de Guara iluminada por el sol que veo desde mi casa.

Maria Luisa dijo...

Mi "niña" Balovega-

Se que siempre tendré tu recuerdo y tus ¡Buenas Noches!, y por que no ¡Tus Buenos días!
Y tu blog, aunque a veces tengo problemas para entrar, no se a que se debe.

Felices díasssssss.

Besotes grandotes. Te quiero.

Maria Luisa dijo...

Fernando-

A veces como dice Miguel Ángel unos visillos no estarían mal.
Pero a veces tenemos lo digo por mí la mania de tener los visillos abiertos, y no sé si es bueno o malo.
Besos para todos.

Os QUIEROOOOOOOOOOOOO.

wivith dijo...

Hola Mª Luisa.
TE leo y me retrotraigo a las noches que paso, casi, en vela pues, hace años, tengo problemas de sueño y me paso muchas horas despierta.
Mi truco para no sentirme sola, es tener la tele, encendida, toda la noche.
La luz de los rayos catódicos y el sonido, envolvente, consiguen que me baya relajando y vuelva a dormir hasta pasada medía hora, una a lo sumo.
A veces me invade la ansiedad, pero otras...¡Que paz se respira a esas horas de la madrugada!.

Muchas gracias.
Buenas noches y felices sueños.
Dicho, con toda la ternura del mundo.

Pochoncicos.

Mercedes Cardona dijo...

MIS PENSAMIENTOS. MERCE CARDONA. Dice. Me ha emocionado tu relato de la ventana, y tu mirar de la vida, pero piensa que muchas veces estamos rodeados de seres queridos y te encuentras terriblemente sola. Pero me pasa como a ti, tengo el gobi de pintar, escribir, y mi ordenador que te abre grandes ventanas....

Eres única. te quiero. besos

Maria Luisa dijo...

wivith-

Qué largas se hacen las noches...
Sí, estámos acostumbradas, yo creía que cuando me hiciese mayor me dormiría a cualquier hora, ya ves que los abuelos duermen casi como los niños pequeños.
Sabes voy a intentar llegar a ser muy, muy viejecita para dormir.
¡Ya te contaré!

Pochoncitos que los necesitamos para dormir, y miles de acarrazadas. Te quierooooooo

Maria Luisa dijo...

Merce-
Que razón tienes, cuantas veces te sientes rodeada de personas y estás sola.
Somos quizá muy sensibles y bajo esta apariencia que "nunca pasa nada", para que nadie sufra, a veces nos olvidamos de nosotras.
Pero que importa.
¡Así somos felices, nos gusta darnos, querer, y eso es lo mejor que tenemos.!

Merce, te quierooooo

Silencios dijo...

Hola María Luisa...
Dejándome llevar por éstas pequeñas ventanas llenas de textos largos y aburridos pero también tantos tan apasionantes, he encontrado esta pequeña poesía de una tal Julia Prilutzky que me ha parecido muy curiosa y bonita. La comparto contigo:

Tú duermes, ya lo sé....
Tú duermes, ya lo sé.
Te estoy velando.
No importa que estés lejos,
que no escuche
tu cadencia en la sombra;
no importa que no pueda
pasar mi mano sobre tu cabeza,
tus sienes y tus hombros.

Yo estoy velando, siempre.
No importa que no pueda acurrucarme
para que tú me envuelvas sin saberlo,
para que tú me abraces sin sentirlo,
para que me retengas
mientras yo tiemblo y digo simplemente
palabras que no escuchas.
Yo puedo estar tan lejos
pero sigo velando cuando duermes.

Julia Prilutzky

Un abrazo

Maria Luisa dijo...

Mi querida Niña-
Preciosa poesía, dulce y a la vez dolorosa.
He buscado en Google a la poeta, me ha gustado toda su poesía.
¡Gracias por enviarmela y así poder relajarme y soñar...!

TE QUIEROOOOOOO.