martes, 2 de febrero de 2010

... TRES DÍAS !!!



Necesitaba aislarme un poco de estas fechas pasadas tan significativas, que me traen tantos recuerdos...

El viernes el tiempo era bueno, frío pero lleno de sol, temperaturas bajas propias del invierno. Desde mi casa veo parte del Pirineo, me apetecía ir a pasar un fin de semana al lugar de siempre: L' Ainsa, y al hotel de siempre , es familiar , acogedor, me siento bien.
Desde L' Ainsa puedo acercarme a cualquier lugar y visitar distintos valles.
He paseado sin prisas, sin obligaciones.
Me acerque a comer a Fiscal, desde el comedor pude disfrutar del sol y las vistas del río Ara además de una buena comida.
Han sido unos días de recuerdos pero "bien llevados", he recordado momentos cuando la felicidad era "nuestra dueña".
Doy gracias por poder disfrutar y soñar, a fin de cuentas:
¡ VIVIR !

Cerca de L'Ainsa, bueno a cuatro kilómetros se encuentra el pueblo de Guaso.
Nunca habíamos reparado en él, me recomendó su visita el dueño del hotel, soy sincera: Fue un acierto.
La carretera que lleva a Guaso es estrecha propia de montaña, la tarde luminosa, casi primaveral.
Estaba ilusionada con verlo para luego contárselo a los que quiero, así ellos con mi relato habrán estado allí disfrutando de los paisajes que yo veía.

Siempre digo: Hay que "mirar con ojos de niño", con la extrañeza de lo nunca visto.

El pueblo es pequeño están construyendo o restaurando las casas respetando el paisaje, la visión desde Guaso es inmensa.
Los Pirineos llenos de nieve, la Peña Montañesa preciosa, con unas nubes que cubrían en parte la nieve.
El río Esera con gran caudal debido a las lluvias, la visión de dos poblaciones en un mismo plano, en una mirada, Boltaña y L'Ainsa.
Hacía frío, soplaba un suave vientecillo y a la vez era agradable, ese frío que enrojece la cara y que también nos sienta...

Hay un pequeño prado verde exultante, por las umbrías aun había nieve.
La iglesia esbelta, cuenta con iluminación por las noches, desde L'Ainsa se ve como un faro indicando el camino a seguir.
Una particularidad que tiene Guaso es su "esconjuradero", desde allí los habitantes del pueblo pedían a las "fuerzas" que les alejasen las malas tormentas .

Mi imaginación se desborda fácilmente, es verdad...

Veía a las mujeres cosiendo en aquel pequeño prado en las tardes tibias de primavera, tejiendo, hablando de sus cosas, en un ambiente familiar casi dependiendo unos de otros.
No se si los habitantes sentirían el aislamiento, en esos inviernos largos, fríos...
La carretera que lo comunica con los pueblos vecinos helada, de difícil acceso.
Es verdad que sus despensas estarían llenas de lo necesario para soportar el invierno, quizá suplieran el aislamiento junto a las chimeneas de sus casas llenas de calor.
Juntándose para conversar, para contarse en esas noches tan largas de invierno, sus miedos, sus esperanzas, sus alegrías, sus sueños...

¿ Les sería fácil vivir en un circulo tan cerrado...?

El sábado salí a pasear al atardecer, quedé maravillada...
La Luna Llena tenía un color rojo fuego, cuando empezaba a asomar por las montañas parecía un volcán en erupción.
Me impresiono, me quede ratos y ratos paseando mirándola, pidiendo montones de deseos... (Por pedir...)
Hacía frío pero el momento valía la pena, se iba haciendo cada vez más pequeña, más ligera,más pálida pero continuaba siendo bella.
La acompañaban miles y miles de estrellas en ese cielo de Enero tan transparente.
Hacía tiempo que no había presenciado una Luna tan plena, tan maravillosa.

Quiero hacer de estos recuerdos un presente como lo vivido estos días.
El domingo regresé a casa feliz, contenta.
¡Había valido la pena !


María Luisa.

18 comentarios:

Miguel Ángel dijo...

Precioso lugar el que has escogido para pasar un rato de descanso y disfrute. L’Ainsa es precioso, con sabor medieval. Tan cuidado. Supongo que en invierno será más tranquilo que en verano, lleno de gentes que van y vienen, cruce de carreteras por momentos, al menos, demasiado concurrido. Con el Ésera, el Cinca y el Ara muy crecidos y flamencotes. Yo los conozco con sólo una fina sábana extendida de agua, reflejando como espejo la luminosidad resplandeciente de los claros cielos pirenaicos, menos el Ara, que siempre lleva más caudal.
No conozco Guaso, pero tanto él como el resto de pueblos de esa zona parecen primorosos rincones de paz y sabor. Claro que los lugareños dirán que maldita quietud que les mantiene en la penuria y el olvido. Son sitios muy cuidados, que el turismo de montaña da riqueza. Y contrastan con la parte sur de Huesca, bastante más abandonada, en lo que conozco.
Yo siempre he ido un poco más arriba, de Puértolas en adelante. Escuaín, Revilla y Tella donde casi ni llegan las noticias, no sé cómo estarán ahora, pero en verano son una auténtica gozada.

Descansad los dos, tú y rover, y a esperar otra escapada gratificante.

Un abrazo tan fuerte como el sol que ahora luce, tras la helada (- 7,5°).

Vive Malabar dijo...

Cualquier movimiento, vale siempre la pena!!!!
Aunque resulte duro empezar, luego ya está!!!!

Gracias por tus palabras, por tus animos, y si es mágico mirar con ojos de niño... recibir sus risas y sonrisas, es el mejor regalo!!!!!!

Un abrazo y ánimo!!!!

josefina dijo...

Te expresas tan bien que conociendo esos lugares me los has vuelto a recordar y es como si estuviese paseando a tu lado.
Gracias por estas magnificas estampas que con tus escritos nos haces ver.
Un beso

Balovega dijo...

Hola preciosa... se que no me olvidas mi niña, a veces es imposible pasar a comentar por diferentes motivos, lo se muy bien, pues a veces me pasa a mi que estoy agotada por el trabajo.

Me gusta leerte, tus escapadas me hacen soñar e imaginar esos lindos sitios de los que hablas en tu entrada.

Espero que todo vaya bien y espero que me cuentes todo, jjaja, dala a tu hija un gran besote y la envío mis felicitaciones...

MIles de besotes, cuídate .. te quiero mi niña

Maria Luisa dijo...

Miguel Ángel, mi "angelote".

A veces necesito como se dice "airearme" y el camino a L'Ainsa es como ir a mi casa, han sido muchos años los que hemos subido, es como ir visitar a unos amigos queridos.

Miguel Ángel, sabes que el paisaje siempre es cambiante en cada estación por lo tanto distinto.
Entre cuatro o cinco pueblos que tienen "esconjuradero" está Guaso.
Se cuenta que el párroco o los vecinos cuando se avecinaba una tormenta que ellos veían peligrosa tocaban las campanas de la iglesia o hacían una pequeña ceremonia en el "esconjuradero"

Me lleve un buen libro titulado,
" La lluia amarilla" del escritor Julio Llamazares, precisamente es un monologo del último habitante de un pueblo abandonado del Pirineo Aragonés.
Es triste pero real.

Te envío un besico de sol tibio de este atardecer.
(Recuerdos de mi "rover", me dice: " Por lo menos Miguel Ángel me comprende...")

Maria Luisa dijo...

Vive Malbar-

Me gusta tu vida y además no es fácil.
Cuando era pequeña quería ser misionera, entonces no había ni ONGS ni nada, solo el día del Domun (Ni se si se escribe así)
Creo que todos/as en ciertos momentos pasamos por una etapa de querer dar y ayudar.
Despúes la vida te lleva por otros caminos, pero aquella vocación de dar no se ha ido, a veces pienso que siempre he dado, pero también he recibido mucho, mucho...

Gracias por visitarme.
Cuídate muchoooooo, besicos.

Maria Luisa dijo...

Mi querida amiga Josefina-

Tu describes las cosas y vivencias de maravilla, nos explicas tus recuerdos, quizá cuando vamos cumpliendo años volvemos a recordar nuestra infancia con más fuerza.
No teníamos tantas cosas como ahora tienen los niños/as pero con lo poco disfrutábamos, jugábamos, vivimos...
A veces con las amigas decimos:
"Por no tener, no teníamos ni traumas"

Besicos muchos, muchos Josefina.

(Tengo un poco abandonado el visitaros el blog, pero se me acumula la faena)

Maria Luisa dijo...

Balovega-

Como le digo a Josefina, "Me falta tiempo...".Estos viajes me relajan y así desconecto del día a día.

Balovega, si no paso con tanta frecuencia por tu blog, te pido disculpas... se que me comprendes.

Balovega, para mi el Pirineo es un sitio relajante y próximo, pienso en otros momentos felices y los disfruto.
Ahora intento que sean "más felices", ya que la "caducidad" se va acercando.

Te quiero mi querida Balobega, mucho, muchoooooooo.

Fernando Gonzalez Seral dijo...

...me alegro de que te lo pases bien.
Cada día me gusta más como escribes.
Un besazo.

Maria Luisa dijo...

Fernando-
Gracias por tus palabras de cariño, por animarme, por quererme...
¡Se puede pedir más !

(Voy estos días un poco líada)

Os quiero mucho, "muchismo"

angela dijo...

María Luisa, vuelvo de nuevo para leerte porque es precioso ver el entusiasmo que pones en tus relatos.... Ainsa lo conozco, precioso pueblo y muy bien conservado... Hacía mucho calor aquel día de verano pero mereció la pena perdernos por sus escuetas callejas... Tu tierra es preciosa y tiene un encanto especial... Me alegro de volver para recordar con tus bellos relatos tiempos pretéritos.Un abrazo desde el norte un tanto gris plomizo...

Patty dijo...

Hola María Luisa!!

Me ha gustado mucho tu entrada y me quedo con una frase que me ha parecido fantástica!!!: "Hay que mirar las cosas con ojos de niño". qué acierto de frase María Luisa!! Cuánta razón tienes...
Te mando un gran abrazote y deseo que tengas cientos de viajes más como el que acabas de hacer a L´Ainsa...)Preciosa, por cierto)
MUA MUA

Tracy Lord dijo...

No solo ha valido la pena tu viaje, Yaya, vale la pena leerte también! El nombre de Guaso me ha hecho mucha gracia... y lo del "esconjuradero" me ha parecido muy muy curioso... como tú bien dices, es perfecto para que la imaginación se desboque! A saber qué habrá oído la naturaleza en aquel sitio..
Y me alegra un montón que te lo pasaras más que mejor, ¡que te lo mereces!
Muchos besos!

Maria Luisa dijo...

Querida Ángela, que alegría al recibir tu comentario en mi blog.
La verdad que hace tiempo que no te visitaba...
Ángela intento vivir y revivir y apenas apunta un buen día subo a la montaña concretamente a La Ainsa, que es (preciosa) y está como a una hora de Monzón.
Recargo las "pilas" y bajo nueva o por lo menos,(en buen uso)
Viajo sola es verdad... pero me acompañan los momentos vividos, los sueños y la esperanza.
Además conducir me relaja.

Gracias por tu cariño, recibe el mío que es muchooooooo.

Maria Luisa dijo...

Ayyyy Patty, ¡No deberíamos crecer...!
Los niños tienen un poder de adaptación a todo lo que viven, el momento presente es ¡presente! y no se agobian por el futuro.
Al crecer perdemos ese "poder" y ya empezamos a darle vueltas a las cosas.

Continuaré confeccionando "retales" de mis viviencias, es una muy buena terapia.
Patty, besicos, Muas, Muakis

(Ahora ando un poco liada)

Maria Luisa dijo...

Tracy Lord-

¡ Ayyyy mi niña!, que no encontraras tu para sacarle "punta", pues sí se llama Guaso.
Eres inteligente, ingeniosa, ves más allá que los demás.
Tracy me gusta ser imaginativa, creo que los/as que somos así tenemos ganada por lo menos un poco de felicidad ya que vemos las cosas con optimismo y a la vez con los píes en el suelo.
O con unos tacones bien altos.

Mi "rover" se porto de maravilla, agradeció el "garbeo"

Te quiero muchoooooo
Yaya LU.

Poetiza dijo...

Bello texto y bello lugar... Te dejo un beso, cuidate.

Maria Luisa dijo...

Poetiza-
Gracias por visitarme.
Es todo un placer tenerte en mi pequeño blog.
He visitado el tuyo es muy, muy interesante.

Miles de ¡Gracias!
Besos