viernes, 9 de enero de 2009

....CRECER !!!

Me gustan los niños, me entiendo muy bien con ellos.
Siempre digo que lo mío son los niños y la "tercera edad", (Lo de la tercera edad va por mí) son tan parecidas... cualquier mimo o caricia lo aceptamos con mucho cariño.

Los niños son distintos y a la vez iguales, son originales, imprevisibles, imaginativos.

Juego mucho con mi sobrino-nieto Manuel, para él todo es nuevo, sus frases inventadas con su media lengua pero haciéndose entender perfectamente, su manera de expresarse con los gestos, las manos, la sonrisa.
Creer que un tractor de juguete además de un tractor es a la vez un avión solamente con extender los brazos, y que tapándonos los ojos con las manos somos invisibles al decir:
" No estamos..." " No estamos..."
Que una simple manta del sofá se convierte en una casa encantada para resguardarnos de las miradas de todos, también un garaje en el que podemos almacenar juguetes y allí desaparecen y en el momento oportuno sacarlos como si de un milagro se tratara.

¡ Todo para los niños es nuevo !.

He disfrutado unos días de mis nietas adolescentes, ya se parecen más a los mayores, a veces pienso que las hacen en serie, repiten los mismos gestos, las mismas frases, los mismos modelos que tanto abundan en las series de televisión.
Quieren peinarse como ellos, vestirse igual, emplean el mismo lenguaje.
Se que es pasajero que todos a su edad hemos copiado los modelos que entonces se consideraban de lo más moderno, lo que hacía "furor".
Repetimos el mismo comportamiento.
En esa edad dejamos de ser originales:
- ¡ Somos imitadores !

A veces con mis nietas olvidamos por un rato los juegos del ordenador, jugamos a encadenar palabras, al parchis, hacer puzzles complicados. ¡ Que feliz soy!

O cuando me preguntan: Yaya- ¿ Cuando tu tenías nuestros años te dejaban salir hasta muy tarde...?
Yaya: - ¿ Sacabas buenas notas...?
Yaya: -¿ Tu siempre has sido rubia...?
Vuelven a ser mis niñas que quieren respuestas, que les gusta saber.

Pasado un rato vuelven a ser adolescentes, poniéndose el último modelo de botas, la cazadora más "molona", los pantalones más "guais" y el modelito más fashión.
Sale el adulto que llevan dentro, están guapas, guapas, con sus modelos, siguen siendo dulces, encantadoras pero "mayores".

Soy sincera tienen cualidades extraordinarias, valores importantes como la lealtad, la amistad, el implicarse en problemas de ayuda a niños desfavorecidos, les duelen las muertes de niños inocentes, en tantas y tantas guerras sin sentido, se preocupan por el medio ambiente, son estudiosas, desprendidas, cariñosas.
Pero la visión ya es distinta, han excluido el asombro de mirar como niños con esa ingenuidad, buscan cosas previsibles, entran en la edad adulta, en la edad de lo "correcto".

Siento nostalgia de que crezcan y a la vez deseo ver como después del aprendizaje cada una tendrá su propia personalidad, su carácter, distinta manera de enfocar la vida...

Ya serán ellas mismas. ¡ SERÁN ÚNICAS!
Deseo verlas, ¡CRECER...!

María Luisa.


( Dedicado a mis nietas Andrea y Sara).

16 comentarios:

marisa dijo...

Mi abuela siempre fue la yaya Carmen. Me ayudó a crecer, a formarme, a disfrutar de la lectura, a sentirme mimada y querida, y reprendida cuando era necesario. Ser abuela debe de ser una experiencia maravillosa y tus nietas tienen en ti un ejemplo de valentía,superación, generosidad y amor, ¿qué más pueden pedir? Imagino que veros mucho más...Pero como decía Machado"conmigo váis, mi corazón os lleva". Mil besos

Tracy Lord dijo...

Sí, a todos nos toca entrar en la búsqueda de lo previsible sin ingenuidad; y en la búsqueda de luego será nuestra personalidad propia, con la propia manera de ver las cosas...
Pero siempre hay un momento, aunque ya estemos creciditos, para volver a girar un poco el mundo del revés, ¿verdad Yaya Lu? Para mirar las cosas otra vez con asombro, para pensar que no todo tiene por qué ser de la manera en que creemos que es... para disfrutarlo todo, tal y como tú haces, tal y como nos cuentas!
( Y si pillo un columpio ni te cuento ya!)
Besazos.
Y gracias a Marisa por recordarme aquellas palabras de Machado!

MiMundo dijo...

...¡que bonita descripción!...me has hecho recordar a mi yaya, que fue mi primera compañera de juegos, mi primera cómplice...respecto a las diferentes edades, tu lo reflejas estupendamente en lo escrito... es maravilloso que las niñas estén recibiendo ese cúmulo de valores que son tan esenciales y lo más importante...que estén creando raices en ellas, dando igual las modas y demás enseres... te felicito por estar rodeada de personas así y por estar contribuyendo a que así sean...un abrazo...

Olga B. dijo...

"Han excluido el asombro de mirar como niños", qué frase, María Luisa. En la adolescencia, cuando se tiene tan cerca la niñez nos permitimos lujos como ésos, queremos endurecer la mirada, parecernos a otros, ser mayores... Luego sólo queremos volver a ser niños, que nuestra abuela nos hable o nos reprenda, que algún recuerdo nos devuelva a casa, la casa de la infancia.
Tus nietas te tendrán en esa casa del recuerdo y, cuanto más crezcan, más lo valorarán.
Un beso, Reina.

media luna dijo...

Querida Marisa: Anoche leí esta entrada tuya tan llena de verdad y tan llena de esa visión dulce que sólo desde el amor se puede escribir. Creo que haces una preciosa descripción del paso por la vida. Ese paso tan difícil de dejar atrás la infancia, la adolescencia, para pasar al mundo de los adultos. Una descripción sana de ese mundo lleno de jóvenes comprometidos con la sensibilidad de los que sufren.
Leerte ha sido como echar una mirada a mis hijos desde esa frontera que acaban de cruzar y me has sacado una enorme sonrisa silenciosa llena de satisfacción y de esperanza. Aunque ahora la edad de la juventud se ha fijado sociológicamente en los ¡35! ¡Dios mío a este paso tendré que ir pensando yo en independizarme de mis hijos!
Un besazo María Luisa y mi enhorabuena a tus nietas por tener una abuela como tú. La figura de una abuela es realmente importante. Sobre todo si es tan comprensiva como tú.
Mis saludos y mi admiración.

Vive Malabar dijo...

Siempre copiamos, imitamos desde que nacemos... Lo importante será los patrones, los modelos que les ofrezcamos, que les/nos moldearán. Nos enseñaran a tomar decisiones, a respetar, y respetarnos...

Mi abuelita siempre me decia... no importa lo que digan, lo que piensen, lo que tengas... sólo hay una cosa que te debe importar... llenar esa cabecita de cosas buenas, estudia, aprende y cuánto más sabia seas, y mejor corazon tengas... nadie te podra robar...


Seguro que eres un ejemplazo para tus niñas... aunque ellas todavia no lo sepan!

Un abrazo guapa!!!!!!

Manuel Arribas dijo...

Crecer derecho. Recuerdo lo que me decían mis abuelas cuando iba con ellas a buscar leña. Mira esos árboles grandes que están torcidos, ya nadie podrá enderezar, sin embargo este pequeño que está aquí ves que fácilmente se endereza. Igual pasa con los niños que no son trabajadores, buenos y obedientes. Lo que quiero decir con esto es lo importante que es para el crecer de los niños la atención de sus padres y abuelos.

Maria Luisa dijo...

Mi dulce Marisa: Has dado en la diana, sí no estamos cerca, las circunstancias mandan. Hablamos a menudo y nos ponemos al día. Por eso cuando nos encontramos nos faltan horas.
Como decía Machado. " Conmigo váis mi corazón os lleva".

Millones de besicos.

Maria Luisa dijo...

Tracy Lord: A pesar de los años de ser abuela, no quiero perder la ilusión y como tu dices, " Si vemos un columpio a por él".
Gracias por comprenderme.

Un besico de la yaya LU.

Maria Luisa dijo...

Mimundo- Creo que las abuelas/os si no existieran tendrían que inventarlos. Vamos a presumir, siempre se dice que los abuelos/as están para mimar, mucho, mucho, ayudar, la responsabilidad en todo lo demás ya es de los padres.

Muchos abrazos de esta abuela.

Maria Luisa dijo...

Olga B- Gracias por tu sensibilidad a mi pequeña visión de las distintas edades.
Ahora que soy abuela la sensación no puede ser más maravillosa.
¡ Voy a disfrutarla...!
Me gustaría que mis nietas tuvieran un recuerdo dulce de su abuela María Luisa.
Un abrazo. ¡Gracias!.

Maria Luisa dijo...

media luna- Que razón tienes sobre la edad de la adolescencia. Dices bien, ahora con 35 años aún se es adolescente, en algo hemos ganado, al pasar de los 60 es como si estuviéramos en la segunda adolescencia.
Oye que no esta mal...
Gracias por tus palabras llenas de ternura.
Un beso.

Maria Luisa dijo...

Vive Malabar- Que suerte tuviste al tener una abuelita tan sabia, seguro que tu cabecita y el corazón están perfectos.
¡Seguro!
Gracias por darme ánimos, por quererme.

Muchos besos.

Maria Luisa dijo...

Manuel- "Crecer derecho".
Que buen consejo te dio tu abuela.
Si viera tu trayectoria estaría contenta, feliz, eres un hombre recto y a la vez sensible.
Aprovechaste bien sus consejos.

Muchos abrazos.
Gracias.

Marta Fernández Olivera dijo...

la niñez, la adolescencia son etapas muy bonitas...y verlas pasar a tu lado a traves de hermanos, hijos, nietos pues tambien...

un besazo Mª Luisa

Maria Luisa dijo...

Mi querida Marta, mi "Niña del Mar".
Cuantas veces releo tu texto, y cada vez me gusta más.
He tenido a mis nietas, las he disfrutado, hasta que vuelvan o vaya yo a verlas, "las soñaré".

Gracias por tu cariño.